marihuana autofloreciente

Marihuana auto floreciente en Canarias

En los últimos años, hemos visto cómo las diferentes variantes de plantas de cannabis auto florecientes iban ganando adeptos entre los muchos aficionados al consumo y cultivo de la marihuana. Y es que son muchas las ventajas que presentan respecto a las variantes no autoflorecientes, tanto para quienes son apenas unos iniciados en el auto cultivo como para aquellos que ya cuentan con experiencia y desean obtener el máximo rendimiento de su jardín. A diferencia de las plantas feminizadas o regulares, las variantes auto florecientes presentan mayor facilidad de cultivo, garantizando resultados de alta calidad en muy poco tiempo con un bajo nivel de mantenimiento. En este artículo le detallaremos los pasos a seguir para cultivar con éxito sus propias plantas autoflorecientes.

Por otro lado, debe saber que los canarios contamos con ventaja para la plantación de este tipo de variedad, ya que gracias a nuestra posición geográfica contamos con unas condiciones climatológicas excelentes. Entre estas ventajas destacamos contar con un clima subtropical que garantiza temperaturas moderadas todo el año, una exposición lumínica excelente y muy pocas precipitaciones en la mayor parte del territorio. Todo esto permite la plantación de marihuana en exterior durante todo el año, garantizando además, unos resultados de alta calidad con un bajo mantenimiento del cultivo.

Cultivar semillas de cannabis auto florecientes

El primer paso que debemos realizar es acudir a nuestro grow shop de confianza para adquirir la variante de semilla auto floreciente que más se ajuste a nuestras preferencias. Una vez obtenidas las semillas, debemos proceder a su preparación para garantizar su posterior germinación. Para ello, desde Cannabis Canarias recomendamos la utilización de tacos de turba denominados jiffy, ideales para la fase de germinación o enraizado. Durante su preparación, los tacos de turba deben ser sumergidos durante 10 minutos en agua de calidad, teniendo en consideración que la temperatura de la misma esté entre los 20 y 24 grados de temperatura y el nivel de Ph no supere el 6’5. Una vez haya aumentado su tamaño debido a la absorción de agua, introduciremos la semilla auto floreciente en el interior a una profundidad de medio centímetro aproximadamente, donde permanecerá durante una semana. A lo largo de esté tiempo, debemos asegurarnos que el taco de turba se encuentra en un ambiente húmedo, con iluminación y una temperatura ambiente moderada. Una vez que la semilla haya brotado, procederemos a transplantar el brote a una maceta, debiendo ésta de poseer más altura que anchura y ser, al menos, de 18 litros de capacidad.

cultivo semillas marihuana autoflorecientes canarias

Habremos de poner, por tanto, especial énfasis en elegir el tamaño de adecuado de maceta, dado que el tamaño de las plantas auto florecientes dependerá del tiempo que tarde la raíz en tocar el tope de la misma. Para cuando esto ocurra, la planta comenzará a florecer y dependiendo de la distancia con el tope de la maceta obtendremos más o menos brotes. De la misma forma, es importante no sobrealimentar a la planta durante esta fase, de lo contrario su desarrollo podría verse mermado. Para ello, recomendamos desde inicio utilizar tierras de calidad que ya posean los nutrientes necesarios para su crecimiento y no precisen de añadidos.

FASE DE CRECIMIENTO

La fase de crecimiento en las semillas auto florecientes destaca por su rapidez, la cual dependerá de la variedad de semilla que hayamos elegido y de los cuidados que haya ido recibiendo la planta, pudiendo ir de las 2 a las 4 semanas. Para garantizar un desarrollo adecuado, desde Cannabis Canarias recomendamos regar las plantas con poca cantidad de agua (300 ml) y añadir pequeñas cantidades de soluciones de nutrientes durante la primera semana. A medida que la planta vaya creciendo y adquiriendo forma y robustez, podemos aumentar la cantidad de agua de riego (500 ml), manteniendo fija la cantidad de nutrientes.

FASE DE FLORACIÓN

La fase de floración puede durar de uno a dos meses, dependiendo de la exposición lumínica, la humedad ambiental, las precipitaciones y el mantenimiento que hagamos nosotros. A medida que avanza el tiempo podremos ver cómo la planta va presentando una estructura totalmente definida, apareciendo las primeras flores en las puntas de las ramas. A partir de este momento, es importante aumentar la cantidad de nutrientes y abonos que recibe la planta, sin saturar y dosificando su aplicación. A medida que las flores vayan creciendo, debemos comprobar que no presentan plagas ni enfermedades de ningún tipo. De esta forma, podremos garantizarnos que la planta nos da cogollos grandes y de gran calidad. Al final del periodo de floración, deberemos comprobar la morfología del tricoma para ver si los cogollos han alcanzado la madurez requerida. Para ello deberemos fijarnos en las estructuras que se van formando alrededor de los cogollos y las hojas. A partir de este momento, dependiendo de los gustos de cada cultivador la cosecha se realizará en un determinado momento u otro. Desde Cannabis Canarias recomendamos su cosecha cuando las cabezas de los tricomas presentan en su mayoría un color lechoso, mientras que una reducida parte de los mismo presente un color ámbar.

SECADO ADECUADO DE LOS COGOLLOS

Para un correcto secado de los cogollos, recomendamos cortar las ramas de los cogollos, quitar las hojas restantes y depositarlas boca abajo en un lugar cerrado. Para un secado adecuado, deberemos vigilar que la temperatura ronde los 20ºC y que la humedad relativa sea de aproximadamente el 50%. Otro de los puntos a tener en cuenta es garantizar la circulación del aire en la habitación, sin que la corriente golpee directamente a los cogollos. Por otro lado, deberemos adecuar el espacio para que la cantidad de luz que reciban los cogollo sea mínima, puesto que de lo contrario, se degradaría el THC. Los cogollos deberán de mantenerse en estas condiciones durante al menos 2 semanas. Los brotes estarán definitivamente secos cuando podamos romper el tallo sin doblarlo.

Esperamos que nuestra pequeña guía os haya servido de ayuda. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *